Focos cerámicos en competencia con el de Talavera

   cabecera 1

  Principales focos cerámicos en competencia con el de Talavera

       Competencia y a la vez colaboración entre ellos ya que los maestros ceramistas iban y venían de unos centros a otros enriqueciendo con sus conocimientos, estimulando la producción y poniendo de moda las nuevas corrientes. Todos los demás se encontraban a la sombra de Talavera, no pudiendo competir con ella ni en técnica, calidad o producción (exceptuando, como ya hemos visto, el caso de Alcora).

      Todas y cada una de las regiones Españolas tenían su propia producción  cerámica, aunque fuera  de forma modesta. El camino que Talavera tomó  en el siglo XVI  lo siguieron  a la par Sevilla y Cataluña y en el XVI se unió a la moda renacentista Aragón. Lo italiano lo trajo a Sevilla el ceramista y pintor Niculoso Pisano, decoración a la italiana con  técnica pictórica, para aplicar en azulejos de arista y cuerda seca. Puente del Arzobispo tuvo prácticamente la misma trayectoria que Talavera, como ya hemos indicado, prácticamente desde el siglo XVI a nuestros días.

francisco niculoso introdujo la linea italiana xvi

Panel de Niculoso Pisano

Puente del Arzobispo 

      Buena productora cerámica aunque eclipsada por su vecina Talavera.

      Villa fundada por Pedro Tenorio, Arzobispo de Toledo, en el siglo XIV. Por escritos y memorias se sabe que desde sus primeros años ya contaba con trece alfares, tres fábricas de barro y siete de loza basta.

      Su desarrollo y esplendor corren en paralelo con el de Talavera  en los siglos XVII y XVIII. En la actualidad sigue en activo.

      Como en Talavera o Toledo, la loza de Puente del Arzobispo goza de un sello de identidad común que hace que se confundan las producciones de los tres centros.

     Las características de la loza de Puente del Arzobispo son: color predominante el verde esmeralda (verde más fuerte que el talaverano), el vidriado más pobre, menos brillante que el de Talavera y algo transparente, lo que deja ver el tono oscuro de las arcillas.

Puente arzobispo 0003

Loza de Puente del Arzobispo

      Coincide con Talavera en muchos temas como, caza, paisaje, líneas decorativas, todo ello cargado de un cierto barroquismo. Su rica y variada producción hizo, como en el caso de Talavera, necesaria una clasificación por series para facilitar su estudio.

Puente arzobispo 0053

Paneles para decoración de interiores

   Decoraciones con temas renacentistas y reproducciones de obras famosas

 Series

       Igual que en Talavera se realizan series como la de las mariposas, tricolor, policromada, etc.  así como las Alcoreñas,  de puntilla de Bérain, adormidera, etc. aunque la calidad de sus piezas es algo inferior a las talaveranas. También aportan series propias como la del pino, de la pajarita o de las bandas horizontales.

puente-del-arzobispopajarita .jpg

Puente del Arzobispo – Series de la Pajarita y de la Virgen del Prado

 Puente arz serie azul y helechos

Puente del Arzobispo – Serie Azul y de Helechos

Puente serie del pino

Puente del Arzobispo – Serie del Pino

 Puente cabecera

El Centro de Interpretación de la Cerámica de El Puente del Arzobispo

      Creado recientemente por su Ayuntamiento, situado en el antiguo matadero municipal, con la idea de recuperar, conservar y promocionar el arte de la cerámica de Puente.

     Consta de una sala, en la primera planta,  con exposición permanente de piezas de Puente, desde sus orígenes a la actualidad (siglos XVI al XX), algunas piezas de Talavera de la Reina y otras procedentes de colecciones particulares de distintas autonomías, por supuesto con ejemplos sobre las distintas series que fueron en paralelo con las de  Talavera. Esta primera planta consta además de una sala de audición y video. En la planta baja, una  sala de modelado, donde se hacen exhibiciones de fabricación con el torno,  por parte de un alfarero especialista, sala de pintura de las piezas, con un torno manual, pinceles, pigmentos y demás útiles necesarios para decoración, una sala con bibliografía y documentación histórica de la cerámica de Puente del Arzobispo y un patio-museo equipado a modo de alfar árabe, con horno de cocción de loza, pequeño horno para los barnices, molinos, pila de decantación y todos los elementos y herramientas necesarios que nos dan una idea muy clara de todo el proceso cerámico y de la forma de trabajar a la antigua. El taller es interactivo y los visitantes pueden participar en él, modelando sus propios vasos o decorándolos con pinturas para cerámica (que parece sencillo pero no lo es).

Puente arzobispo 0051

Patio con alfar árabe

 Puente arzobispo 0049

Muestra de la cerámica de Puente

 

Puente serie del ramo de plumas

Serie del Ramo de Plumas

La loza de Toledo capital

     La historia de la cerámica de Toledo corre en paralelo con la de Talavera y Puente, en cuanto a técnica, producción y tipología. Al igual que sus vecinas su tradición alfarera se remonta al siglo XI. Fabricación de estilo árabe, de gran belleza y decorada con reflejo metálico y técnica de la “cuerda seca y arista”. Se cree que ceramistas musulmanes de las ciudades de Medina Azahara y Elvira se trasladaron a Toledo para seguir fabricando vajillas de lujo y todo tipo de piezas cerámicas, pucheros, ollas, cántaros, etc. Su mayor esplendor lo alcanza en el siglo XVI, sus edificios mudéjares tardíos y platerescos se decoran con vistosos azulejos, en los que se mezcla la geometría árabe con la figuración renacentista. Su producción continuó a lo largo de los siglos XVII, XVIII y XIX, con una clara influencia de Talavera, a veces y otra en competencia con ella.

Toledo santa cruz

Panel cerámico en Santa Cruz de Toledo – Asunción de la Virgen

     A diferencia de Talavera y Puente del Arzobispo, Toledo centró más su producción industrial en otro tipo de artesanías, en las que no tiene igual como son la industria del acero (nada como las espadas toledanas) y en los damasquinados, de gran fama.

Paterna

     En la provincia de Valencia, Paterna tuvo su gran época de esplendor cerámico. Destacó en la producción de un tipo de cerámica  mudéjar llamada también “Hispano-Morisca”, que se fabricó sobre todo desde el siglo XIII al XVI en el  que entró en declive (antes del siglo XIII se utilizaban vajillas de madera). Entre otras, sobresale la cerámica verde y manganeso (óxido de cobre y manganeso) sobre fondo blanco dorado y vidriado (reflejo metálico o loza dorada) y la de la “Serie Azul”.  Entró en crisis cuando su vecina de Manises comenzó su producción de loza dorada en el siglo XVI.

Paterna valenciana-sg xviii

Panel cerámico siglo XVIII

         Una de las producciones más características de la producción de Paterna es la denominada: “Socarrat” del siglo XV. Se trata de piezas cuadradas o rectangulares  gruesas (3 centímetros) destinadas a la decoración de techos. Se hacen en una sola cocción y sin vidriar. Se decoran con dibujos de gruesos trazos, en dos colores y temas variados como vegetales, geométricos y bestiario.

manises siglo xv

Socarrat de Paterna

 paterna ciervo

Loza de Paterna

Paterna panel-azulejos-s xviii valencia

Paterna – Panel de azulejos siglo XVIII

Manises

           Otro de los focos de gran tradición cerámica desde la Edad Media. En el siglo XIV la familia Boiz introdujo en la industria cerámica valenciana un nuevo tipo de loza llamado de “reflejo metálico”, importada  de los musulmanes andaluces, especialmente de Málaga y que rápidamente se popularizó por toda España y Europa. El reflejo metálico junto a la decoración en azul sobre blanco, dará su prestigio a la loza de Manises que  será solicitada por príncipes y pontífices. Acaparó la zona de la Corona de Aragón y fue exportada a Francia, Italia, Turquía  y sobre todo a Nápoles (de ahí a las salas del Vaticano) y en general a todas las cortes europeas. Continuamente partían naves cargadas con cerámica del puerto de Valencia. Muchos maestros de la pintura incluyeron en sus obras cerámica de Manises: Van Eyck, Hugo van der Goes, Ghirlandaio, etc.

Santas alfareras Justa y Rufina. Patronas de Manises. Juan Colón Buendía.

Manises – Panel de las Santas Justa y Rufina

manises de

Cerámica de Manises

manises 

Loza de Manises 

Sevilla

      Dos grandes acontecimientos acaecidos a principios del siglo XVI, impulsaron el florecimiento económico  y la expansión de la ciudad de Sevilla. El primero de ellos fue la caída de Granada que puso fin a la reconquista de los últimos territorios musulmanes, el segundo, la elección de la ciudad como “Sede de la Casa de Contratación para el Comercio con las Indias Occidentales”. A partir de ahora, todo lo que entrara o saliera de España hacia las Américas,  pasaría por su puerto. Esta decisión favoreció a todos los oficios locales y especialmente a la cerámica. Por un lado, una gran demanda de productos para la ciudad, que se llenó de comerciantes, banqueros, marinos, soldados, etc. y por otro para el abastecimiento de los nuevos colonos, que partían para asentarse en sus nuevos territorios.

      La fama de la ciudad atrajo a todo tipo de artesanos, uno de ellos, Francisco Niculoso que llegó como “ollero”, trajo consigo sus conocimientos, técnicas y tendencias italianas. Por ejemplo  para  el  azulejo  la técnica de arista, de fácil y sencilla ejecución y más barata que la de la “cuerda seca”. También introdujo la técnica del “azulejo plano o pintado”, que permite la decoración directamente a pincel, con óxidos metálicos y con todo el repertorio de temas renacentistas.

sevilla

Panel Renacentista de Sevilla

      Se crearon numerosas “ollerías” concentradas en los arrabales de la ciudad para no molestar con sus ruidos y humos, en el barrio de Triana. A partir de este momento se conocerá la loza sevillana como: “Cerámica de Triana”. La producción sevillana se centró sobre todo en los paneles.

sevilla triana

Loza de Triana

      A finales de este  siglo XVI, otro centro alfarero comienza a despuntar: la ciudad de Talavera de la Reina. Una y otra intercambiarán, técnicas, tendencias y maestros alfareros, favoreciéndose mutuamente y enriqueciendo la artesanía del sector. En un principio Sevilla imitó la cerámica de Talavera, se diferenciaba por tener un tono más amarillento y un azul más fuerte y en general por ser un estilo algo más tosco.

Cataluña

      Comienza a destacar en el campo de la cerámica en el siglo XVI con una producción semi-industrial de baldosas de cuerda seca y arista. Barcelona y Reus son los principales centros. En el Renacimiento adopta las formas inspiradas en la orfebrería, dotando a sus piezas de relieve y después vendrá la baldosa policromada. La azulejería es el aspecto más destacado de la cerámica catalana. Se revisten de azulejos iglesias, casas, edificios públicos y calles. Les llega la influencia italiana y también de Talavera.

      Hay que destacar en el periodo del Modernismo la gran labor y las obras de dos grandes arquitectos como fueron Gaudí y Domench Montaner. Crearon un movimiento cultural que unió la arquitectura, el arte y la industria, dando un importante protagonismo a la cerámica.

Park-Guell-hecho-con_54351272328_54028874188_960_639

El Parque Güell.

      Parque con jardines y arquitecturas situado en uno de los extremos de Barcelona. Encargado por el empresario Eusebio Güell al arquitecto y máximo exponente del Modernismo Catalán, Antoni Gaudí. Construido entre los años 1900 a 1914 y desde 1984 incluido por la UNESCO dentro del Patrimonio de la Humanidad.

      El parque, compuesto por jardines, fuentes, edificios y otras dependencias,  forman una unidad compacta en lo que Gaudí denominó: “Las Formas Orgánicas de la Naturaleza”, la  completa integración de la arquitectura en la naturaleza. Todo parece estar vivo y tener movimiento, las columnas de los pórticos están inclinadas y con forma de palmera, las barandillas recuerdan a enormes huesos de dragones que se retuercen y serpentean de un lado para otro,  los tejados y terrazas de los edificios son de formas onduladas y  con grandes voladizos, no existen los ángulos rectos ni líneas continuas. De los techos cuelgan tiras chorreantes y  retorcidas a modo de estalactitas. Numerosas esculturas de dragones o animales fantásticos van apareciendo repartidos por el parque. Cada rincón está impregnado de un fuerte carácter simbolista pues mezcla religión, historia, mitología, filosofía y política.

park-guell-cloister

Parque Güell – Grutas artificiales

       Para  la  decoración, Gaudí  creó  un  sistema  nuevo  denominado  “Trencadís” o (quebradizo) utilizado por primera vez en el parque y cubrió todo con pequeños fragmentos cerámicos esmaltados, a modo de mosaicos de vivos colores, que al incidir la luz sobre ellos crean un juego de luces y reflejos muy llamativos.

      Esta decoración cerámica la encontramos ahora en multitud de objetos decorativos, estatuillas, anillos, pulseras, dedales, etc.

Parc-Guell-Lizard-Barcelona

 Vista del  Parque Güell, todo decorado con “Trencadís” y Lagarto cerámico

parque guell fr00g01011

Trencadís para  decorar todo tipo de figuras

parque guell Gaudi_Submarine_ALP-20_sm1

Y todo tipo de lugares

 Viene de: Talavera de la Reina La Ciudad de la Cerámica

Mariano Roda Elpincelconlienzo.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: