Talavera de la Reina, La Ciudad de la Cerámica

DSC06041

Talavera de la Reina, la Ciudad de la Cerámica 

      Ciudad fundada en la época prerromana, tal vez por una de las tribus celtas asentadas en esta zona, la de los “Vetones”, hacia la Edad del Hierro (se denominaba “Talabara”).  Se han encontrado numerosos restos de culturas del Paleolítico, Neolítico y Calcolítico, como “verracos” (unos 40), varios dólmenes, restos cerámicos etc. De la época romana no existen escritos, si se sabe que en el año 182 a.C. la ciudad queda constituida oficialmente perteneciendo a la provincia de Lusitania, con el nombre de Caesaróbriga. De ésta primera ciudad se conoce muy poco ya que en la Edad Media quedó totalmente modificada, aunque sí  quedan restos romanos y se sabe que en esa época ya contaba la zona con un alfar de “Terra Sigillata”, del que se han encontrado  restos en la actual Plaza del Pan además de  un templo, un anfiteatro y un circo.

san martin de pusa verraco

Uno de los muchos “verracos” celtas que podemos encontramos por la zona.

En este caso en San Martín de Pusa

          En el siglo VI es ocupada por los visigodos y será uno de sus reyes, Liuva II en el año 602, quien regale a la ciudad una primera imagen de la Virgen del Prado.

       Los musulmanes amurallan la ciudad en el año 712 y construyen el alcázar, puentes, regadío, etc. Es llamada “Talabiray ya comienza a afianzarse su tradición alfarera, siendo sus principales fabricantes judíos que conviven entre moros y cristianos. Incluso Talavera tuvo brevemente su propio “Reino de Taifas” con el rey Jazmín Hiaya.

      En 1083 Alfonso VI reconquista la ciudad que pasa a la Corona de Castilla (pasó de nuevo a manos de los musulmanes temporalmente en el siglo XII, unos 4 años).

foto antigua ampliada

Vista de Talavera hacia el año 1980 en la que la Muralla se encontraba aún en pie

      En 1328 el Rey Alfonso XI de Castilla se casa con su prima hermana María de Portugal y como dote, entre otras cosas, regala a su mujer la ciudad de Talavera que a partir de entonces se llamará de la Reina. (Hubo una época, durante la República, que se cambió el nombre por el de: Talavera del Tajo.

El desarrollo cerámico de Talavera en el Siglo XVI

      Como es lógico, Talavera de la Reina tuvo sus inicios en la industria cerámica mucho antes del siglo XVI, pero es precisamente a partir de este siglo cuando comienza a realizar una serie de trabajos con unas características específicas y un sello de calidad propios de ésta ciudad. De toda la producción cerámica española de esta época, la más notable y la más conocida, tanto dentro como fuera del país, fue la de Talavera.

      Hasta el siglo XVI, la cerámica española estuvo muy influida por las técnicas hispano-moriscas que dominaban España, centros como Paterna, Manises, Teruel o Sevilla que destacaron en la producción de una cerámica con  claro estilo mudéjar.

       Anteriormente la de Talavera debió formar una unidad de trabajo con los ceramistas de Toledo, en cuanto se refiere a la azulejería de cuerda seca y de arista y con Manises en la loza pintada. Se han encontrado en excavaciones de la zona, restos cerámicos de la época de los romanos, aunque eso no quiere decir que fuesen realizados aquí. Si se sabe, por testimonios escritos, que existían alfareros mozárabes en el siglo XII, por ejemplo González Palencia en su libro: “Los Mozárabes Toledanos” nombra a varios de esos alfareros: Ben Said o Ayub Ben Jobat. Asimismo en los registros del Ayuntamiento existen ordenanzas que regulan el encendido de los hornos cerámicos o en padrones, nombres que se registran como “olleros” en el siglo XV.

       La cerámica en España crece y se modifica con la llegada de los Musulmanes. Introducen temas geométricos y las técnicas de “cuerda seca y de arista”. Este tipo de cerámica evoluciona durante los siglos XIV y XV y se pasa a la cerámica pintada que exportada a Italia se llamará “Mayólica” por ser Mallorca su principal exportadora.

Azulejo de Cuerda seca. tipo Pie de Gallo

Cerámica el estilo “Cuerda Seca” y “Arista”

Mayolica

Mayólica

        El estilo característico de Talavera nace en el siglo XV pudiéndose distinguir en él dos formas distintas: Una Mudéjar hasta aproximadamente el año 1550 y otra con rasgos Renacentistas a partir de esa fecha. Durante el resto del siglo toda  la producción será ya  renacentista.

      La producción Hispano-Morisca dio piezas magníficas y muy apreciadas, pero en líneas generales podía decirse que, en cuanto a decoración, era toda igual.

      El Estilo Mudéjar. La cerámica fue una de las artes decorativas que más desarrollaron los artesanos mudéjares centrándose sobre todo en dos sectores, la producción de vajillas, utilizando la técnica del vidriado, inventada por el mundo Islámico entre los siglos VIII – IX y adornos destinados a la decoración de sus arquitecturas. Del primero toma Talavera su estilo, que  se caracteriza por el empleo de los colores blanco, verde, azul y jaspeado mezclando varios tonos. Este tipo se utilizaba ya en Manises desde el siglo XIV y más tarde en Puente del Arzobispo, quien va en paralelo con Talavera haciendo  ambos una cerámica prácticamente igual, aunque la de Puente es de una calidad inferior. Talavera sigue produciendo aún piezas de tradición árabe, decoradas solo en azul oscuro, con animales, aves, leones, ciervos etc. rodeados por cenefas de helechos, flores esquemáticas o ramos.

mudejar

Estilo Mudéjar

       La serie “Mariposas” corresponde a este primer Estilo Mudéjar. Sus formas pintadas recuerdan a las alas y patas de mariposas, pero posiblemente se trata de vegetales y tallos, ya que nunca volvieron a pintarse mariposas en la decoración talaverana a lo largo de todo el siglo XVIII. En las figuras de animales es donde más claramente se aprecia el estilo Mudéjar. Se pintan en el centro de los platos garzas, conejos, ciervos. Estos temas aparecerán también en la azulejería toledana de arista y en piezas procedentes de Manises. La serie coincide en el tiempo con el reinado de Carlos I.

mariposas mis 979

Serie Mariposas

      Estilo Renacentista. El siglo XVI es considerado como el “Siglo de Oro Talaverano es el comienzo y auge tanto en lo relativo a la cerámica como época de personajes ilustres como el Jesuita Juan de Mariana, Gabriel Alonso, Francisco Aguirre (conquistador en las Américas) o Fernando de Rojas. Por Talavera desfilaron personajes ilustres y casi todos los reyes castellanos,  posteriormente lo harán Austrias y Borbones.

      A partir del siglo XVI  se experimenta un cambio radical en la forma y el estilo de la industria cerámica y serán precisamente los hornos talaveranos los pioneros en instaurar la nuevas corrientes renacentistas, con ellas, inmediatamente se inicia la fama, prestigio y un considerable aumento de la demanda de los productos de Talavera. En este momento su cerámica será imitada por el resto de los centros.

    El desarrollo de los hornos se vio favorecido por el gran crecimiento demográfico y económico que se dio en la ciudad en estos momentos, llegando a ocupar Talavera los primeros puestos en la economía castellana.

      Podemos distinguir dos periodos en los estilos de la loza talaverana: uno de tipo culto  (destinado a la corte, nobleza e iglesia) del siglo XVI al XVII y otro de tipo popular del XVIII al XIX, aunque por supuesto, sin radicalizar ya que las características de ambos pueden ser comunes a veces y aparecer en uno u otro periodo temas comunes.

     Los principales temas fueron los siguientes:

      Cultos: Temas Galantes, cinegéticos, alegóricos, paisajes, con carácter ornamental y cuidadosamente tratados. Cambian con la moda.

      Populares: Temas similares pero de trazo más descuidado y de  líneas gruesas. Tienden a una decoración más simple, que a veces lleva a su total eliminación.

3dee temas cinegeticos

Temas cinegéticos y populares

   Por las influencias del Renacimiento y sus ideas sobre el individualismo, las piezas comienzan a personalizarse y muchas se adornan con temas al gusto de los compradores. Hay un contacto entre el arte y la cerámica sobre todo con la pintura, la escultura y la orfebrería. Todas se relacionan entre si e influyen unas en otras. Talavera cubre sus platos con grutescos, puttis, máscaras y sobre todo con bustos renacentistas. Todo adornado con complicados arbustos, ramas y hojas, formando orlas geométricas que a veces se transforman en extremidades o rostros.

grutescos

Grutescos de estilo Renacentista

 puttis

Puttis Renacentistas

    El estudio y clasificación de las piezas cerámicas era todo un problema ya que no se firman las obras y se repiten los mismos temas durante décadas. A partir de ahora se estudian las características de los talleres.

      Los maestros florentinos, hacia la mitad del siglo XV copian a los grandes maestros como Perusino o Rafael. La decoración comienza a tomar protagonismo en la cerámica y se busca más lo estético que el uso práctico.

            En 1518, Pisano, ceramista, viene a Sevilla y crea un centro de cerámica en Triana e introduce la tradición italiana, frente a la actual mudéjar. De Sevilla rápidamente pasa a otras provincias y a la zona de Toledo. En Extremadura realizó una gran obra que marcó toda una revolución por su técnica, decoración y tema: El Retablo Tentudia. Consta de 640 piezas con un tema puramente renacentista y todo un repertorio de novedades como perspectiva, anatomía, volumen, simetría, etc.

Niculoso Pisano s XVI sevilla tentudia

Retablo de Tentudia de Niculoso Pisano

          Los mecenas del arte, hasta el Renacimiento, eran los nobles y el clero sobre todo, ahora nace una nueva clase: la burguesía adinerada que también participará desde este momento. El control de la producción pasa de los gremios a la empresa con un fin: que el producto se expanda lo máximo posible. Esto hace que la cerámica talaverana desde ahora (principios del siglo XVII) comience a conocerse y a distinguirse universalmente. Una gran ayuda fue la del rey Felipe II que decidió decorar con cerámicas de Talavera el Alcázar de Madrid y más tarde el Monasterio de El Escorial.

      Aparece una nueva serie llamada “Tricolor” que ya tiene rasgos característicos de Renacimiento. Utiliza azul, naranja y manganeso. Emplea el manganeso para los perfiles de las figuras, el azul como relleno de las mismas y el naranja para matizar y dar volumen a base de rayados. Las líneas ahora son más finas que las de estilo Mudéjar y otra diferencia con él está reflejada en los bordes, antes separaban totalmente las figuras centrales, ahora se unifican, tanto los bordes como el centro, en una sola composición. En cuanto a los temas, se representan los primeros edificios, cúpulas y tejados volados, figuras humanas, tanto masculinos como femeninos, como soldados o bustos, niños, animales, vegetaciones y un tipo de decoración floral llamado “Estrellas de plumas”.

tricolor 796

Serie Tricolor

      En el último tercio del siglo aparece una nueva serie conocida como “Bos Floris” que no presenta un tema concreto sino que toda la pieza está decorada con formas que recuerda los trabajos del hierro flamencos, que en Talavera se interpretan concebidos como “Ferronerías” o como “Recortes de Cuero”. Entre estos motivos encontramos cabezas de angelitos, margaritas, racimos, círculos, etc. pintados generalmente en tonos azules, matizados con líneas también  en azul pero más oscuro, sobre el fondo blanco de la pieza. También se utilizan ocres y amarillos. Estos temas están inspirados sobre todo en los grabados italianos y flamencos del siglo XV, en grabadores como Cornelis Bos o Cornelis Floris. Este estilo fue asimilado, naturalmente, primero por los talleres cerámicos Flamencos convirtiéndose en una especie de marca de fábrica y será precisamente un hermano de Cornelis, Jan, quien introducirá esta tendencia en los alfares de Talavera.

027 ferronerias

Serie Ferronerías

     Otro tipo de decoración de esta época es el conocido como “Esponja. Cubre toda la pieza y el color se aplica con esponja o paño, lo que da como resultado un punteado irregular en azul cobalto sobre el fondo blanco. A veces se combina añadiendo algo de amarillo. Esta modalidad se debe a Jerónimo Montero. También pertenece al siglo XVI la serie “Punteada” por los pequeños puntos con los que se rodean los motivos vegetales de los bordes. En el centro suele aparecer el busto bien de Felipe II o de Felipe III. Algunas decoraciones de esta época tienen influencias Venecianas.

016 jaspeada esponjada

Serie Esponjado, Punteado, Moteado

      A finales del siglo XVI Talavera comienza su gloriosa andadura con la fabricación de mosaicos, declarados de estilo italiano, donde aparecen temas figurativos, religiosos o no e históricos, formados a base de cuadrículas que juntas formarán grandes paneles. El auge se debe en gran medida por la proximidad de la corte y su gran demanda tanto de vajillas de mesa como de azulejos. Monasterios, iglesias, palacios y casas particulares de la época llenaron sus jardines, alacenas y paredes con largos paneles cerámicos.

       En las sucesivas series vemos la evolución según el gusto de las clases dirigentes, gracias a los cambios en esos gustos aparece una rica variedad de estilos, temas, técnica y colorido.

374 parrilla escorial

Piezas marcadas con la “Parrilla” símbolo de El Escorial y con el escudo ecresiástico

        Los primeros mosaicos de Talavera están  hechos con técnicas italianas, llamadas también “de superficie plana”. Sobre un área formada con losetas, previamente secadas, se calca o pinta el dibujo, se aplica la policromía y se cuece en una primera hornada. Así quedan fijados los colores, luego se cubren de barniz y vuelven a cocerse. Las figuras son de tradición italiana, como seres antropomorfos, grutescos, etc. de esta época son los mosaicos de la Ermita del Prado, como las tentaciones de Cristo o el descendimiento.

Exterior tentacion y descendimiento

Ermita del Prado Tentaciones y Descendimiento

      Los grabados de Cornelis de Cort son la inspiración y éste a su vez copió las pinturas de Zuccaro o Girolano Muziano. (En la iglesia de Salamanca hay una anunciación, copia de un cuadro de Tiziano). Otros temas se inspiran en el Nuevo Testamento, en los Evangelios Apócrifos y en “La Leyenda Dorada de Jacobo de la Vorágine”.

          Los mosaicos presentan unas características que se repiten, por ejemplo los  perfiles en azul, amarillo ocre y verde, un tipo de nubes acaracoladas, árboles de copas escalonadas, etc.

      Grandes ceramistas de este siglo son: Oliva, Juan Fernández (que trabajó en El Escorial y en los mosaicos de la iglesia de San Antón (hoy en la Ermita del  Prado) y Hernando de Loaisa, entre otros.

     Llegados al siglo XVII será otro gran rey quien dará nuevos impulsos a la cerámica talaverana: Felipe III. Hubo grandes encargos de vajillas de mesa para la corte y la iglesia, gracias a una ley del Duque de Lerma en 1601, por la que se prohibía: “Colgaduras y aderezos de casa, de brocados y telas, bordados en oro y plata, así como joyas, oro y piezas de plata”. La aristocracia poseía abundantes vajillas de oro y plata que, con la prohibición, tuvieron que ser sustituidas por otras  más modestas de cerámica. La demanda fue enorme.

     Corona, nobleza y clero pusieron sus ojos en la cerámica como sustituto de los metales preciosos para sus enseres y en concreto, en los productos de la “cercana” Talavera de la Reina. Se sabe de la existencia de ocho alfares de loza fina, cuatro de barro tosco y dos de barro colorado. Desde este momento la fama de Talavera se extiende por toda la península, todos trabajan a la manera talaverana. Se exporta a ciudades de América como a Méjico o a Puebla (donde se crea un estilo muy particular llamado “Talavera Poblana”). Los hornos talaveranos se afianzan contundentemente y sus técnicas y decoraciones se imponen.

talavera-poblana-2

Cerámica de Puebla

      Se hacen decoraciones de personajes, con la típica indumentaria flamenca, inspirados en los repertorios de los grabados. Destacan platos con soldados de vistosas casacas y figuras femeninas con peinados en espiral y tocados italianos.

        También nacen nuevas formas como la denominada “Chinesco o de Golondrinas”.

      Piezas pintadas de azul con una orla de hojas de parra y en el centro golondrinas o bien patos, junto a unos matorrales. Tradicionalmente se decía que eran de origen Chino (de la dinastía Ming), llegada su influencia a través de Delf (centro holandés que difundió esta tendencia) y se fabricaron en este estilo piezas durante todo el siglo XVII, hasta principios del XVIII. Seguramente llegó esta influencia a través de Portugal y luego por  Extremadura a Talavera y Puente del Arzobispo.

chinescos

Serie Chinesco o Golondrinas

      Existe una gran cantidad de piezas fabricadas en Talavera conocidas como “Pintada” predominando en ellas las escenas cinegéticas, monterías y lucha con fieras. Temas sacados de nuevo de los grabados como los de: Stradamus, Antonio Tempestá o Claudio Bouzonnet. Otras piezas están decoradas con temas mitológicos, escenas típicas galantes del Rococó, motivos heráldicos, arquitecturas, paisajes, etc. En las escenas de exteriores domina un tipo de árbol de viejos troncos, talados y retorcidos, de los que solamente aparecen unas pequeñas ramitas con un hojas formando una espiral.

      De la misma época es otra tendencia decorativa llamada “Encaje de Bolillos” por recordar a las labores sobre las telas. Algunas piezas llevan el encaje como único adorno y a veces sirve como marco a las escenas del centro.

 serie de encaje bolillos

Encaje de Bolillos

      Para completar la  decoración se emplean con frecuencia tallos, hojas y un tipo específico de flor, la serie se llamó de la “Flor de la Patata”.

026 flor de la patata

Flor de la Patata

      Tanto los artesanos de este siglo, como los de los anteriores, eran anónimos pues no firmaban sus trabajos. Sí conocemos a muchos de ellos por documentos como, Luis Loisa (maestro del rey), Melchor Talavera, Blas de Tapia, Juan de la Espada (maestro de la reina), Luis López de Sigüenza, Juan de Espinosa y otros muchos, pero en general pasaron desapercibidos para el gran público. Tampoco sabemos a que tipo de cerámica en concreto se dedicaron. Tan solo tenemos noticia de un ceramista que sí firmó su obra: Alonso de Figueroa Gaitán que hizo en 1609 el escudo de Santa Catalina.

      En el siglo XVIII Talavera empieza a trabajar piezas decoradas en azul, siguiendo los motivos típicos del pasado siglo: Fieras corriendo por el campo, leones rampantes, palacios fantásticos, escenas galantes, volutas, hojas de acanto, etc. también numerosos escudos nobiliarios y de órdenes religiosas. Los de la realeza de España con coronas y las de las órdenes con un águila bicéfala, rodeada por pergaminos y cartelas de complicadas curvas a los que se añaden los nombres de sus correspondientes propietarios. Es en este momento cuando se extiende también la producción de piezas, botes y orzas, para farmacia sobre todo.

serie azul tala

Serie Azul

      Pero de nuevo las modas cambian y esta vez Alcora y sus alfares se anticipa y acapara gran parte de la industria.

      Es una tendencia a la moda francesa que a través de Alcora llega a Talavera. En 1661 en Francia, muere el Cardenal Mazarino, primer ministro del rey y Luis XIV (El Rey Sol), anuncia su deseo de ser él mismo quien gobierne Francia. Todas las actividades pasarán a depender de él y de sus particulares gustos (que por otro lado no eran malos) incluida claro está la cerámica. Se dio cuenta del enorme poder propagandístico de las artes y en ellas centró toda su atención, con Colbert como su organizador, ayudado por Charles Lebrun. Las artes debían estar al servicio y para la gloria de Francia y de su rey. Se dieron unas pautas a seguir dando lugar a un  control y organización de los más estrictos que nunca tuvieron. A sus órdenes verdaderos ejércitos de pintores, escultores, arquitectos, grabadores, orfebres, alfareros, tejedores, etc. se pusieron en marcha, todo para realzar y afianzar la soberanía del Rey Sol. Y lo consiguieron, Roma quedó relegada a la sombra de Paris, en cuanto a la cultura y arte se refiere y Francia pasó a ser el nuevo centro cultural de Europa  y aún continua siendo así.

alcora ceramica

Cerámica de Alcora

      Por supuesto la cerámica se incorporó a esta evolución y tomó parte en ella, sobre todo como decoración para la arquitectura, además de servir como adorno y como uso de  lujo.

       La técnica tradicional cambia así como la decoración. Los adornos de arabescos cambian ahora por “Lambrequines” y más tarde por “Chinescos”. En este momento es cuando se sustituye el nombre de “Mayólica” por el de “Loza” para la cerámica pintada directamente sobre las placas. Otra técnica del momento es el cocido a bajas temperaturas llamado “Mufa”. 

      Estas tendencias llegan rápidamente a España y más concretamente a la ciudad de Alcora. Su fábrica de cerámica la fundó el Conde de Aranda en 1727. Se dictaron unas normas muy severas para sus trabajadores y en caso de incumplimiento podrían llegar hasta penas de cárcel. Multas para desobediencias, poco rendimiento o pequeños hurtos. Los nuevos trabajadores de la fábrica, deberían estar un mínimo de cuatro años con la categoría de aprendices. En 1729 la fábrica había alcanzado ya tan prestigio y categoría que el rey concedió exenciones en impuestos de aduanas para toda la loza exportada al extranjero, así como para las materias primas importadas que viniesen de fuera.

      En España llegan los Borbones con Felipe V  en 1700 y las artes industriales sufren un cambio radical, que se hizo notar especialmente en la cerámica. Trae la moda francesa, la Corte Galante y su frivolidad entran en escena. El gusto por lo sensual, refinado y lo llamativo. El anterior gusto  austero de los Austrias,  es sustituido ahora por lo estético y  lo religioso por lo mitológico.

      Se conceden ciertos privilegios y facilidades a la industria talaverana, en un intento de que pudiese seguir con su tradicional producción. Se liberó a la ciudad de impuestos en las aduanas, tanto para lozas como para materias primas, pero la competencia de Alcora era tan impactante que no tuvo más remedio que imitar la cerámica alcoreña e incluirla en su producción. Para ello se traen en 1750 a José Causada (y posiblemente a todo un equipo), uno de los maestros de la primera época de Alcora, será él quien descubra los secretos y las técnicas alcoreñas.

      La primera producción talaverana a la manera de Alcora fue le serie de la “Puntilla de Bèrain”. El nombre viene de Jean Bèrain el Viejo, dibujante de Luis XIV y famoso por sus bocetos y decoraciones para los vestidos de carnaval. Su estilo pasó a la cerámica. Apenas lleva línea, discretos tonos en azul sobre el blanco nieve de la cerámica, cenefas en los bordes de los platos, todo se simplifica. De ésta época es el aguamanil de la Ermita del Prado. Más tarde esta cenefa quedará reducida a unos cuantos trazos paralelos formando ondas.

serie de puntilla berain

Puntilla de Bèrain

     En este siglo, Talavera ya no trabaja para las mesas de la nobleza y sí para la humilde de los trabajadores, que por otra parte es mucho más numerosa.

      Un decorador ceramista, Álvaro de Alcora, comienza a dibujar arbolitos, creando una nueva línea llamada serie del “Chaparro”, además del arbolito hay un río, un puente, debajo rocallas y en el cielo el sol.

chaparro

Serie del Chaparro

      Talavera copia también este modelo, lo simplifica y modifica. Deja el árbol (al que  llaman chaparro, que es un arbusto de la comarca), el puente y el río, a su lado y para dar equilibrio a la composición se añade un pequeño torreón a lo lejos y en altura. Simple, sin demasiados matices y tratado con una rudimentaria perspectiva, se completa la decoración con unos matorrales y con puntitos de color a modo de flores, que enmarcan el conjunto. El tronco del árbol es fino,  se arquea en forma de ese y la copa se pinta en forma de paraguas.

      A este tema se le une a veces otra serie llamada de las “Manzanas”. Es el mismo diseño del chaparro al que se añaden unas manzanas de gran tamaño. Los bordes van decorados con ramos, flores y hojas.

      De este siglo XVIII  es también otra serie: la de las “Guirnaldas y Pabellones”, que derivan de las guirnaldas florales del tipo Olerys (que fue el más famoso de los maestros de Alcora en la primera época de la fábrica, era de Marsella y el Conde de Aranda le contrató para poner en marcha su fábrica). Como es costumbre en Talavera son menos minuciosos, los realizan más esquemáticos, de mayor tamaño y policromados, mientras que los de Alcora son en azul y ocre. Las guirnaldas se distribuyen en composición triangular.

serie guirnaldas

Guirnaldas y Pabellones 

      Esta serie pasa al siglo XIX y las guirnaldas evolucionan hasta convertirse en cortinas recogidas, que los alfareros denominaron “Pabellones”. Su colorido puede ser: azul, amarillo o verde y para los perfiles,  negro de manganeso. Suelen colocar, como puntos de enlace de los pabellones,  una flor de la que sale una especie de puntilla.

      Alcora hizo una serie de piezas en las que destaca una pequeña flor, que provenía de la cerámica de Rouen. Talavera copió este diseño agrandando la flor hasta ocupar todo el centro hasta el borde de platos y jarras. Se identificó esa flor como “Adormidera” aunque con un cierto aire de irrealidad. En otras piezas se sustituye la adormidera por un clavel y otras por margaritas. La serie se llamó de “Adormideras, Claveles y Margaritas”.

 plato la adromidera

Flor de la Adormidera

      En esta época se emplea la policromía y la técnica del claroscuro, jugando con distintas tonalidades de azul se consigue un cierto volumen en las figuras.

      En este siglo XVIII se realizaron numerosos paneles cerámicos, como en la decoración del Convento de las Madres Agustinas, que en uno de los tramos de la escalera está representada la historia de la orden. También hay una escena de la Virgen entregando la casulla a San Ildefonso. En la Ermita del Prado en el zócalo de la sacristía hay otro panel de esta época.

convento agustinas san ildefonso

Casulla de San Ildefonso en el Convento de las Agustinas

      Talavera de la Reina a lo largo de los siglos va combinando las formas antiguas con la modernas y va dejando tipologías que sirven para determinar a qué época pertenecieron. En cada pieza  deja su rasgo particular, aunque las formas primitivas se mantengan.

      A mediados de siglo, comienza la crisis, la producción baja y las piezas producidas no aportan ninguna novedad, ni decorativa ni en sus formas, respecto a lo anterior para procurar ahorrar gastos. Repiten los modelos conocidos, destinados generalmente a la venta del gran público.

      A finales del siglo XVIII  se agrava la crisis en el sector de la cerámica. Además del cambio  de gusto y técnica  y de la competencia  de la fábrica  de Alcora,  otro  factor se suma a sus desgracias: América, su principal exportadora de estaño, entra en guerra por su independencia y cesa la importación del preciado metal. Las colonias se independizan y dejan de ser clientes de España. El estaño, elemento imprescindible para el proceso cerámico, escaso  y caro en España  deja de llegar. Carlos III funda la Fábrica de Cerámica del Palacio de Buen Retiro, con lo que Madrid deja automáticamente de ser cliente de Talavera. Y como colofón, con la Guerra de la Independencia de Francia todo se paraliza. Los ejércitos llegan a España y destruyen casi todas las fábricas. La industria cerámica casi desaparece, uno de los pocos supervivientes fue al alfar de “La Menora”.

      Aun con todo lo acontecido se fabrican algunas series como la de  “Las Guerrillas” con escenas militares y con el busto de Fernando VII.

 guerra indep_tipo3

Serie de las Guerrillas

      A principios del siglo XIX Talavera se ve obligada a cerrar la gran mayoría de sus hornos, a excepción de “La Menora” que limita su producción a la loza. Tras los franceses la ciudad quedó devastada y prácticamente todos sus hornos desaparecieron.

      En la posterior organización y división territorial, Talavera pudo llegar a convertirse en una provincia, pero no fue así, dado el lamentable estado en el que se encontraba y las tierras de la Comarca fueron divididas entre las actuales provincias, siendo el área de mayor superficie para Toledo. A finales de siglo grandes artesanos alfareros, de la propia ciudad o llegados de otras provincias, consiguen recuperar el prestigio cerámico de la ciudad. Un gran avance supuso la llegada del ferrocarril.

      El siglo XX es el renacer de sus cenizas de  Talavera  fuerte y segura, debido a la clara determinación de  Ruiz de Luna, al que se unen numerosos ceramistas con un solo propósito: devolver a la ciudad la vieja tradición y su prestigio alfarero.
el carmen 5

Alfar – Museo El Carmen

    Uno de los alfares que cuenta con la más larga tradición en Talavera es la Alfarería “EL Carmen”, fundada en 1849 por Juan Niveiro en el antiguo Convento de los Padres Carmelitas Descalzos, situado en la Plaza de San Andrés. En la actualidad sigue en activo y su nuevo director Juan Antonio Froilán tiene como meta que El Carmen se distinga por la calidad de sus piezas y por ser fiel a las formas y diseños que antaño dieron fama a Talavera. Tiene una gran ventaja para ello: la antigüedad de la fábrica y el hecho de que aún se conserven en sus talleres muchos de los viejos modelos, bocetos, planchas, dibujos, láminas  (muchas pintadas por Francisco Arroyo) y moldes aun en buen uso. Además cuenta con un pequeño e interesante museo donde se exponen algunas piezas cerámicas así como herramientas y demás utensilios utilizados desde su fundación.

el carmen d

Museo Alfar El Carmen

      Tras la guerra, la fábrica Ruiz de Luna no consigue rehacerse y sus herederos no tienen más remedio que cerrarla en 1961. Pero el esfuerzo y el éxito obtenido, hizo que un numeroso grupo de alfareros talaveranos continuasen su labor y rápidamente aparecen nuevos alfares como Henche, Ginestal y Machuca o la Fábrica de Montemayor.

      El Carmen en 1950 deja de ser propiedad de Niveiro convirtiéndose en una cooperativa que cambia su producción y hace una cerámica de estilo renacentista. Muchos de los alfareros de la fábrica de Ruiz de Luna, se emplean en la nueva cooperativa siguiendo su estilo.

Eñ Carmen

Pequeña muestra de piezas del Alfar El Carmen

      Continuamente aparecen nuevos alfares: “La Purísima” en 1961, a la manera de El Carmen se abre el “Alfadillo de la Menora” en 1962 de la mano de Niveiro, que pone de moda el “mate” en la cerámica así como la decoración geométrica. En 1966 “Artesanía Talaverana”, en 1969 “Mave”, en 1972 “Talabricense”, Cerámica San Ginés 1999, etc.

      En los años 80 numerosos alfareros crean pequeños talleres familiares que producen una cerámica de gran calidad pictórica. Unen los temas tradicionales con los típicos de la pintura tradicional, bodegones, paisajes y sobre todo con el quijote como protagonista, también cacerías y reproducciones de cuadros famosos de óleo.

             En 1982 se inaugura, dependiendo de Toledo, la Escuela de Cerámica de Talavera, siendo su principal objetivo el estudio tradicional y la perfección de la técnica, así como la restauración y recuperación de piezas antiguas deterioradas. Muchos estudiantes pasan por la escuela para formarse y crear sus propios talleres o para perfeccionar su técnica si ya pertenecen a uno. Se combina lo nuevo y lo viejo, se investiga, se avanza y se estudia.

      En la actualidad el estilo talaverano ha evolucionado, por un lado, hacia un concepto minimalista en el que como única decoración es una pequeña greca en los bordes o un tema grutesco en el centro y por otro lado, un gran sector trabaja según la influencia “chinesca” centrando la decoración en vistosas flores y pequeñas aves.

      En el 2004 se crea en Talavera la “Fundación Vetona” cuya finalidad será la de promover las diversas artesanías realizadas en La Comarca de Talavera, La Sierra de San Vicente, La Jara  y Oropesa.

       Todo lo expuesto hace que hoy día, en el siglo XXI, el arte del barro siga siendo el distintivo característico de:

Talavera de la Reina, “La Ciudad de la Cerámica”:

ceramica talavera_2

Fuente en la Ronda del Cañillo

Viene de: La Cerámica, principales técnicas

Continúa en: Focos cerámicos en competencia con los de Talavera

Mariano Roda Elpincelconlienzo.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: