Archivo mensual: agosto 2015

La Cerámica: Principales técnicas

     cabecera

   

        La cerámica es uno de los oficios artesanos más antiguos que existen, universalmente practicado y que ha acompañado al hombre de todas las épocas.

      Cerámica o alfarería es todo aquello que se fabrica a base de distintas arcillas  endurecidas a través de una o varias cocciones al fuego. Una vez cocida cambia sus propiedades físicas haciéndose   frágil y quebradiza pero increíblemente dura, imperecedera y no se corroe ni descompone.

     Herramienta imprescindible para los estudios arqueológicos, ya que perdura a través de los siglos, dando un continuo registro del desarrollo del hombre desde tiempos prehistóricos. Los objetos de cerámica más antiguos conocidos datan más o menos de unos 20.000 años. Figurillas toscas de hombres y animales de barro secado y endurecido al sol, empleados posiblemente con fines mágicos y religiosos.

      La arcilla se encuentra repartida prácticamente por toda la tierra y muchas de las primeras civilizaciones conocidas tenían los conocimientos y técnica suficientes como para trabajarla con muy buenos resultados. No sabemos como el hombre primitivo relacionó el fuego con la arcilla para su tratamiento, quizá fue, como tantos otros descubrimientos, por accidente.

       La cerámica se desarrolló, sobre todo, cuando el hombre pasó de cazador nómada a ganadero y agricultor en distintos asentamientos y tuvo la necesidad de almacenar sus productos. Así las primeras civilizaciones en producir objetos cerámicos fueron: Egipto, la China, la India y Oriente Medio. Ya en el año 4.000 a.C. coincidiendo con la fundición de los metales,  estas culturas inventaron hornos, más o menos efectivos, que les permitió fabricar piezas cerámicas de gran calidad y ya con superficies barnizadas para su impermeabilizado. Con la llegada del comercio (y las guerras) estas técnicas se extendieron por todo el mundo conocido.

Continuar leyendo

Anuncios

La Historia de la Cerámica y su utilización práctica y artística

cabecera puerta de la istar

      La palabra cerámica viene del griego “Kéramos” (como indicábamos anteriormente) arcilla o sustancia quemada. Se trata  del  arte de fabricar objetos de todo tipo, recipientes, vasijas, estatuillas, etc. con arcillas tratadas con calor, que se transforman en terracotas, loza o porcelana, dependiendo del material, tratamiento y temperatura a los que son sometidos. Casi todas las culturas desarrollaron el arte de la cerámica desde la prehistoria. Sus usos y las formas han sido de lo más variados, desde vasijas, de uso cotidiano en el Neolítico, estatuaria en Grecia y Roma, revestimientos en todo tipo de ambientes con los musulmanes (como los “Arrimadillos” de la Alhambra de Granada) u objetos de ornamentación y uso personal como, pequeñas estatuas, tabaqueras, especieros, etc. En el siglo VXIII y  sobre todo desde el siglo XIX el gran uso que se hace de  la cerámica es para el sector de la construcción, ladrillos, tejas, azulejos  y todo tipo de complementos.

     De gran ayuda para la arqueología, gracias a ella ha podido datar numerosísimos yacimientos incluso algunos tipos de cerámica han dado el nombre a culturas prehistóricas como la cerámica “Cardial” o la de “El Algar” de la Edad de Bronce. Continuar leyendo