LA ESCULTURA EN LA RELIGION EGIPCIA

 0001 cabecera

La Religión Egipcia

      Politeísta, desde la antigüedad, compuesta por muchos dioses, unos y otros varían de importancia, según la zona. Se añaden más a lo largo del tiempo, el faraón esta a la cabeza y cada ciudad o nomos tiene su dios principal, aunque adoren al resto.

      Con la unificación del país, surgen los dioses cósmicos, figuras humanas o con cabeza de animal o solo de animal. Forman una iconografía y se representan en escultura, pintura y relieves. Hay semidioses y animales sagrados (vivos).

001 bastet

Bastet

      Los dioses cósmicos representan la naturaleza, el agua, el sol, las estrellas. Los más importante son tres Geb la tierra Nut el cielo,
madre de Ra, y el sol Ra.

      Es una mitología en la que cada dios tiene su función y con el tiempo van naciendo otros. Horus Osiris, Seth, Isis, Anubis, Atón, Hathor, Maat, Neftis, Selkis, etc.

Tríadas

      La complejidad de la religión egipcia permitió crear tríadas o grupos de un dios nacional, junto a otros dos de carácter local. De entre todas ellas destacan dos: la formada por Osiris, Isis y Horus y la del dios Amon-Ra, Mut y Khonsú. La primera cuenta como Osiris (fuerzas positivas) era un rey que gobernaba Egipto, tenía una mujer, Isis y un hermano, Set (fuerzas negativas). Set mató a su hermano despedazándolo y lo tiró al Nilo. Isis, desesperada, pidió ayuda a Anubis para que recogiese con ella los pedazos de su marido. Así recompuso el cuerpo, lo embalsamó y lo enterró. Era tan grande el amor de Isis hacia Osiris, que consiguió que este resucitara, pero en una dimensión diferente, en un nuevo mundo del que fue el monarca. Osiris, ya muerto, consiguió dejar embarazada a Isis y nació Horus, rey de Egipto. Así mediante esta explicación, padre e hijo son gobernantes en el mundo de la muerte y en el terrenal. Por lo tanto, en este contexto mítico, tanto Osiris como Horus son dioses-reyes. Este binomio sirvió a los monarcas como explicación de todo su poder.

002 triadas

     Cada uno de los reyes, durante su periodo, sustenta este titulo de Horus viviente. De esta manera, se entendía que era la reencarnación de Horus en latierra. Una vez el faraón moría y pasaba a la vida del más allá, su titulo lo recibía el monarca sucesor y este se convertía en el representante de Osiris. Esta dualidad, que insufló un carácter divino al mundo de los monarcas, permitió que el pueblo tuviera un gran respeto hacia su faraón. El resultado fue que no existió ninguna fisura entre la I y la VI dinastías, durante las cuales impero este sistema.

003 isis amamantando a Horus

La Diosa Isis amamantando a Horus

      Toda esta estructura sólida cayo en el paso del imperio medio al nuevo, momento en el que cayeron también los faraones hijos de Horus. Con la llegada de la crisis, unos hombres de Tebas quisieron recuperar la unidad del territorio y comenzaron así una reconquista de la Tierra, que partió de la ciudad de Tebas. Consiguieron la capitanía de todo el imperio sustituyendo a Menfis en esta tarea. Los tebanos, para dar legitimidad a su conquista, se autoproclamaron hijos de Amón-Ra (dios nacido de la divinidad local del nomo de Tebas, Amón, mas las características del dios nacional Ra). De esta manera, se consiguió otorgarle la categoría de dios oficial y los ciudadanos volvieron a creer en el poder de los faraones, hijos divinos.

      Como todos los dioses, Amón-Ra tenia una esposa, Mut y un hijo, Khonsú. Los tres formaban la Tríada Tebana que fue adorada oficialmente durante todo el Imperio Nuevo.

      Por último cada uno de los nomos o ciudades en que estaba dividido el territorio tenía sus divinidades locales y particulares, que compartían culto con las de carácter oficial y supremo.

El monoteísmo de Atón

      A finales de la XVIII dinastía Egipto vivió un gran cambio religioso. El faraón amanofis IV sustituyó el tradicional politeísmo por el culto a un solo dios: el disco solar Atón. Pese a ser un momento breve y excepcional, éste fue el único intento real de monoteísmo de toda la historia de la antigua civilización egipcia.

      Cabe decir que el camino para que este rey pusiera en práctica sus ideas religiosas ya estaba trazado por los dos faraones anteriores, sobre todo durante el mandato de Amenofis III, que fue cuando se promovió el culto del disco solar.

004 Akhenaton

Akhenatón

      Para huir del clero tebano, el faraón trasladó la capital al norte, en la actual Tell el Amarna y fundó Akhetaton (el Horizonte de Atón). Además, cambió su nombre por el de Akhenatón (benefactor de Atón) y se presentó como el único que tenía contacto directo con el dios. Así, junto a su esposa Nefertiti, ocupó una posición privilegiada en la teología amarniana.

El mundo del más allá

      Siempre presente en la cultura egipcia, es el culto a los muertos. Todo lo que ocurre gira en torno a este tema. (incluyendo al arte). El culto es practicado por toda la población y según la categoría tiene unos ritos u otros. Creen en el más allá y en la supervivencia del alma, el hombre muere, (su cuerpo) pero su alma es inmortal. El cuerpo hay que cuidarlo pues si se descompone el alma no puede regresar a el y nunca descansará. De ahí la importancia que se daba a la momificación. Esta creencia arranca desde la época prehistórica. Hay dos elementos básicos espirituales, el Ba el alma representada como un ave con cabeza humana vuela al otro mundo hasta unirse con el ka, doble, figura humana o escultura copia del difunto. También se entierra con objetos y pertenencias que hacen alusión a la vida del muerto.

005 Anubis

      El cuerpo era un elemento esencial para la otra vida, sin él no podían garantizar la supervivencia eterna. El mundo faraónico entendía al ser humano de un modo complejo, creían que estaba formado por diferentes elementos, unos orgánicos como cuerpo, sombra o nombre y otras espirituales, alma, fuerza animadora del ser, o doble espiritual. En el momento de la muerte estos elementos se dispersaban. Para prolongar su existencia eternamente necesitaban un soporte físico y de ahí surgió la necesidad de momificar el cuerpo.

La momificación

      La momificación comienza a realizarse en la tercera dinastía, en el reino antiguo con Zoser.. en el Imperio Nuevo, la técnica es mucho mas perfecta y perdurable, casi eterna.

     La mejor técnica , para los faraones. El proceso de momificación se realiza en las casas de la muerte, apartadas de las ciudades. Las técnicas de embalsamamiento evolucionaron con el tiempo, llegando a un sofisticado proceso que evitaba la putrefacción. Una vez momificado se trasporta a la tumba en procesión. Ante la tumba se realiza el ultimo rito, se saca a la momia , se pone de pie y se procede a la apertura de la boca con un instrumento especial, es para facilitar al alma su vuelta al cuerpo. Para el difunto ahora comienza su juicio y su castigo o premio.

006 Canopos

El arte Egipcio – La escultura

      Todo este ceremonial repercute directamente en el arte. Zoser, faraón del Imperio Antiguo, nos dejo las primeras edificaciones funerarias conocidas, las mastabas escalonadas donde proliferan las estatuaria real y la privada de nobles y sacerdotes.

      A finales de la sexta dinastía, el arte en Egipto sufre un parón y solo continúan con la tradición anterior. En el Imperio Medio, los artistas destacan en la artes figurativas y crean en escultura un “academicismo” muy realista, bello y elegante, aunque calificado por algunos de algo frío y monótono.

      Con el Imperio Nuevo viene una gran riqueza y esplendor histórico. Hay campañas contra oriente y su contacto repercute en el arte, es una especie de renacimiento que llega a la cumbre con Amenofis III.

      Amenofis IV rompe la tradición y siguiendo sus propias ideas y creencias, crea un arte muy característico, místico-religioso, el arte Amárnico o de Tell el Amarna, que dura solo durante su reinado.

      Los cambios de Akhenatón también afectaron a las esculturas. Su ideología necesitaba unas formas diferentes a las tradiciones anteriores. Las piezas se labraron con un nuevo estilo que las diferenciaba del arte oficial producido hasta entonces. Fue el faraón quien dicto las normas para este lenguaje innovador. Inspiró a los artesanos para que realizasen un arte verdadero donde las imágenes se pareciesen a la realidad. En un primer momento, el naturalismo se plasmó con exageración, pero con el tiempo las formas amarnianas se fueron suavizando.

      A pesar de que el estilo de Tell el Amarna pretendía plasmar la realidad, en las imágenes se repitieron unas formas comunes.

      Las características de este nuevo lenguaje se pueden observar en las figuras colosales del rey descubiertas en Karnak, (los colosos de Karnak). Cabe recordar que durante los cuatro años de su mandato, el faraón permaneció en Tebas y construyo un templo para Atón en Karnak. Por tanto los colosos encontrados allí se pueden situar al principio de su mandato y muestran las formas extremas que se utilizaron en este primer momento.

      El rostro alargado, los gruesos labios, los ojos almendrados y el mentón pronunciado eran algunas de las características de la nueva ideología. El vientre y las caderas son redondas y el pecho y las demás líneas del cuerpo muestran curvas femeninas. Esta silueta ambigua era el fruto de la nueva mentalidad: el faraón era Atón en la Tierra y como creador se presentaba con los dos sexos en una sola persona.

007 AmarnaCabeza de la Reina de la XVII Dinastía

        Se conocen algunos nombres de artesanos de Tell el Amarna. Entre ellos el del escultor Tutmés, debido a que en su taller se encontró una de las piezas más bellas de la escultura egipcia: el busto de la reina Nefertiti. Esta labrada en caliza con añadidos de yeso, de pasta de color y en el ojo acabado se colocó cristal de roca. La tez roja no es extraña porque el simbolismo de los tonos también cambio con la revolución de Akhenatón.

      La revolución impulsada por Akhenatón no prosperó después de su muerte. Tutankhamón restableció el culto a Amón y las representaciones plásticas recuperaron los cánones oficiales del pasado. Sin embargo, el naturalismo del arte amarniano dejó mella en las producciones posteriores a la restauración.

008 Posible busto Nefertiti

Posible rostro de la Reina Nefertiti

      Con Ramsés II hay una decadencia. El periodo que abarcaron las XIX y XX dinastías se denomina ramésida. Muchas de sus esculturas siguieron una estética triunfalista que reafirmaba la grandeza de los faraones, aunque en realidad la civilización egipcia ya empezaba a vivir los inicios de su decadencia, a pesar de que aún le restaban siglos de historia.

        De entre todas las obras de este periodo destacan sobre todo las esculturas colosales. Durante el reinado de Ramsés II se realizaron varias estatuas inmensas y son dignas de mención las cuatro figuras labradas en la roca del templo de Abu Simbel y el coloso sedente del Rameseum, cuyos fragmentos se hallan hoy en el suelo del templo funerario. En algunas estatuas el faraón aparece representado en compañía de sus familiares y junto a figuras divinas. (tríada con el rey sentado entre Amón-Ra y Mut).

009 Abu Simbel

         En la Baja Época el arte retrocede hacia los primeros momentos pero no es inferior en calidad, se denomina arte neomenfita, busca la realidad del arte Saita, arcaico y realista. Incluye las dinastías anteriores a la dominación griega, de la XXVI a la XXXI dinastías. Asimismo parte de la XXV se puede englobar dentro de esta etapa, ya que está a caballo entre la Baja Época y el periodo Intermedio precedente. Con la XXVI dinastía se superó la amenaza asiria y la capital se trasladó a Sais, en el norte.

010 Toeris

        Estos reyes, denominados saitas, reforzaron los valores nacionales y las artes vivieron un periodo de recuperación que ya se había iniciado con el dominio nubio. Pero la estabilidad no duró mucho tiempo porque Egipto tenia otros enemigos, los Persas.

          Entre las piezas realizadas durante la Baja Época, sobresalen las estatuas elaboradas durante las XXV y XXVI dinastías. En este momento, el país recuperó los valores nacionales y se labraron las obras más brillantes. Cabe decir que las producciones del periodo nubio presentan un lenguaje propio. Fue especialmente con los príncipes de sais cuando el arte giró su mirada hacia las tradiciones del Imperio Antiguo y también hacia las formas de la XVIII dinastía.

            La mayor parte de las obras saitas que se han conservado son de formato pequeño. Las esculturas realizadas bajo el reinado de los príncipes saitas siguieron un discurso académico y la proporciones del cuerpo que habian permanecido estables durante siglos se modificaron. Si anteriormente, de los pies al rostro, el cuerpo se distribuía en dieciocho cuadrados, ahora se estilizo hasta veintiuno y un cuarto.

         En la Época Helenística, con los Ptolomeos, el arte vive de lo anterior, intentan imitar el arte griego pero sin ningún interés . introducen algunas novedades (columnas).con lo romano ocurre lo mismo.

Escultores y pintores: artesanos anónimos

      Desde lo mas antiguo, el arte esta al servicio del soberano y de la religión. Se califica como cerrado, sin evolución (aparentemente). Parte de unas formas y se mantiene con unas mínimas variaciones. Es homogéneo y repetitivo, en tumbas, templos y decoraciones. La falta de comunicación con el exterior es la causa de estas características. No captan nada de otras culturas vecinas como Siria o Persia, están aislados por montañas, desiertos y el Nilo.

      Es una civilización basada en la monarquía y la religión, los clientes del arte son los faraones y los sacerdotes, principalmente. Los materiales que emplearon para la viviendas eran perecederos, no se preocuparon de que perduraran, solo les interesaba el más allá. Los templos y tumbas, si tienen materiales que perduran, no es arte por el arte, sino con un fin religioso y mágico.

     Los artistas mejor considerados eran los arquitectos, el resto (escultores, grabadores, pintores,) eran considerados meros artesanos, no libres y anónimos.

      Las representaciones egipcias son en su mayor parte anónimas a pesar de la importancia que los antiguos daban al nombre, sin la presencia del cual la escultura o el dibujo de una persona no cumplía su función. Pero en Egipto, las obras no se firmaron y se conoce la identidad de algunos artistas por estatuas o pinturas en las que se represento a artesanos. En estas piezas si inscribe el nombre del personaje figurado, pero tampoco se sabe quienes las realizaron.

      A pesar de estas figuras, el numero de artistas que han pasado a la historia es ínfimo comparado con la cantidad de artífices que trabajaron para los faraones, sacerdotes, etc.

      Debido al carácter mágico de las imágenes, a algunos escultores se les llamo “el que hace vivir” y con frecuencia ocuparon el rango de sacerdotes.

Los talleres

      Los artesanos realizaban su trabajo en talleres, que podían estar al servicio de los faraones, (donde se enseña y aprende), de los templos o de las provincias. Frente al privilegio de los primeros, los obreros de las comunidades rurales malvivieron y no tuvieron el mas mínimo reconocimiento, como se observa en la ridiculización de la que son objeto en la famosa sátira de los oficios.

      Los principales clientes fueron los miembros de la corte y en menor grado, el alto funcionario. Estos patronos encargaron un gran numero de obras, ya que utilizaban el arte para subrayar su poder. La producción oficial fue la mas importante, pero existió la experimentación de diseños fuera de los cánones establecidos. Estos modelos se realizaron sobre fragmentos de piedra o cerámica irregulares, llamados ostraca, vitales dentro del arte egipcio por su espontaneidad.

      En los talleres, los artesanos se distribuían los trabajos. No se sabe el grado de especialización en algunas artes, pero en orfebrería fue elevado. El taller era dirigido por un jefe, que supervisaba a los artesanos, organizados en distintos rangos.

      Una de las figuras principales de la plástica fue el ideólogo, que pensaba el diseño de las obras. Solía ser un sacerdote, porque debía conocer los diferentes dioses, conjuros y símbolos de las imágenes, para que cumplieran su función mágica.

      Pese a estas distinciones. Los artesanos colaboraban entre si. Esta compenetración se observa en el valle de Deir el-Medina, donde se encuentran la necrópolis y los restos de un pueblo habitado por artistas, los constructores y decoradores de las tumbas reales de Tebas.

      Es un arte colosal, simbólico y mágico que no valora la originalidad, lo que pretende es la espiritualidad, el acabado no es muy preciso.

Características de la escultura – Tipologías

      Muy relacionada con la pintura, las dos tienen las mismas características y la misma finalidad.

      La escultura nace como una necesidad de supervivencia, se fija la personalidad del dios o faraón eternamente. Esa imagen sirve para celebrar todas las practicas religiosas que el difunto requiere para su peregrinación al más allá.

    Para los egipcios las imágenes tenían un papel mágico, porque se consideraba que todo lo representado cobraba vida en el más allá a través de la magia propiciatoria. De tal manera que si se reproducían panes, carne, bailarinas, etc, el difunto podría disfrutar de todas estas cosas eternamente.

011 Ka

      Las imágenes esculpidas sometidas a los ritos adecuados, podían suplantar a la momia si esta se deterioraba, son las llamadas “estatuas de sustitución”.buscaban representar todos los elementos esenciales para que las obras desempeñaran su papel mágico. Por ejemplo, si faltaba algún miembro del cuerpo o se rompía, el personaje viviría mutilado toda la eternidad.

      La escultura aparece en el serdab (cámara de la tumba) en tumbas y en templos. (igual que los relieves y la pintura). La mas representada es la figura del faraón y la de los dioses.

     Se sigue una técnica, un modelado y una iconografía que varia poco en toda la historia egipcia.

      Las representaciones escultóricas eran muy variadas, desde cuchillos rituales hasta representaciones humanas, pasando por paletas cosméticas o vasijas de las primeras dinastías. Por ello, en este caso nos centraremos en las figuras humanas, es decir, la estatuaria propiamente dicha, dando una breve visión de cada uno de los tipos.

012 Tutankamon

Máscara funeraria en oro de Tutankamon

      Al faraón se le puede representar sedente, en el trono, como idea de poder, con las dos coronas, el cetro y con la barba postiza (osiriaca) signo de divinidad, su estatua estará hecha con materiales nobles, generalmente de oro. (Estatua de Kefrén, Efigie de Zoser, Estatua de la reina Nofret, estatua de Amenhotep III)-

013 Amenhotep IIIKefrén bajo la protección de Horus

      De pie hierática, mirada al frente, brazos a lo largo del cuerpo, frecuentemente con los puños cerrados, y la pierna izquierda adelantada ligeramente. (Estatuas de Kaaper, Talla de Sesostris I, estatua de Akhenatón)

      Puede llevar un faldellín corto o una túnica larga (imperio nuevo) representación como jefe supremo del ejercito, en lugar de la doble
corona en estas ocasiones lleva un casco o tiara metaliza (Ramsés II sedente). El nemes o klaft, se representa muy a menudo, simula la cabeza de cobra, animal sagrado, protector de Egipto y el propio ureaus.

014 ramses II

      Las manos pueden estar cerradas (con cetro o sin él) símbolo de poder o abiertas magnanimidad. En el imperio antiguo tenia una abierta y la otra cerrada, en el medio y nuevo, las dos abiertas.

      En el Imperio Nuevo hay representaciones faraónicas arrodillado con dos recipientes en la mano (las dos tierras) ofreciéndoselas a los dioses, es oferente.

      La estatuaria, en general, se dice que es continua y monótona. Aunque muy pequeñas, si se aprecian variaciones a lo largo de los imperios.

      Se hace de bulto o como relieve y se busca un canon ideal del cuerpo, no idealista.

014 Amon Ra

      Julius Lange, estudioso de la escultura egipcia, descubrió unas normas de frontalidad por las que se regían los egipcios. Un plano corta la figura en vertical y no hay desplazamiento de las partes. Un alemán Schäfer, completo los estudios, dando unas características de rigidez y estática, aunque al estar de pie, simulan un cierto movimiento. Grecia y Mesopotamia en su época arcaica, también tenían estas características.

      Se simboliza la idea de poder y de religiosidad, en ocasiones hay variaciones al representar a las clases mas bajas como servidores, administradores, etc.

       Se representa a la figura rígida para fijar el curso de la vida, para detenerlo.

      En el bulto se evitan salientes y ángulos para que no se rompa con facilidad, forman un bloque lo mas compacto posible. Son figuras para contemplar de frente y su finalidad es religiosa, no artística ni para ser contemplada.

      Dos eran las características esenciales en las representaciones escultóricas: el frontalismo y la simetría. Las figuras eran ejecutadas para ser observadas desde un punto de vista frontal. Asimismo, mediante la ley de simetría axial, la estatua se dividía en dos partes iguales a través de un eje vertical. Una vez asimiladas estas dos leyes por el escultor, este procedía a la creación de la obra partiendo de un bloque de piedra. Nunca se trabajaba sin previa preparación del material. Mediante la técnica de la cuadricula, que era aplicada tanto en la escultura exenta como en el relieve, se dibujaba, en las partes central y lateral, un sistema de casillas, en las que un cuadro equivalía al tamaño de un puño. La parte posterior no se trabajaba ya que normalmente la obra se adosaba a un pilar, nicho o serdab (pequeña estancia destinada a albergar la estatua del difunto). Una vez realizado este primer paso, se procedía a la creación del dibujo y a la consiguiente extracción de la piedra. El material no se retiraba en su totalidad, haciendo que la figura se asemejase mas a un alto relieve que a una escultura exenta.

      Esta técnica propició un sistema de proporciones universales o canon. La cuadrícula ofrecía las dimensiones de la estatua, las cuales podían variar de 18 a 9 cuadrados de altura, según si esta estaba de pie o sentada. La anatomía también estaba regulada por estos principios.

      El paralelismo que se establece entre el mundo egipcio y el clásico queda patente cuando se analiza el sistema de proporciones anatómicas. Si en la plástica faraónica se utilizaba el puño como unidad de medida, la cabeza era el modulo base para la creación y medición de las esculturas griegas.

       Se emplean materiales muy sólidos, granito, basalto, etc, y para las mas pequeñas, caliza y madera. Están policromadas para darles realismo y tienen piezas incrustadas de otros materiales (ojos, labios, pelo,) se idealizan suprimiendo defectos, transmiten calma y equilibrio.

Las estatuas para los templos

      Cada templo estaba dedicado a una divinidad, por lo tanto es lógico que en cada uno de ellos existiera una estatua del dios al que estaba consagrado. Desgraciadamente, la mayoría de ellos se ha perdido, pero, a través de las decoraciones bidimensionales de los templos, puede afirmarse que la mayor parte de ellas eran erguidas o sedentes. Solo el rey o un sacerdote podían personarse ante ellas , ya que, como estatuas divinas que eran, se consideraban imagen viva. También en el exterior se colocaban figuras que podían ser vistas por un mayor numero de personas pertenecientes a un alto rango social. Pero un templo albergaba en su interior no solo estatuas divinas, sino también imágenes reales y esculturas que remiten a personajes particulares. Tanto las imágenes reales como las de los dioses eran adoradas y en consecuencia participes del culto. El tercer tipo, de carácter mas secundario, gozaba del privilegio de participar constantemente de toda ceremonia que se realizara dentro del recinto.

015 Amon

016 Horusç

Las estatuas de los particulares

      A diferencia de las representaciones de los faraones y de los dioses, las estatuas de los nobles no estaban supeditadas a las rígidas normas del arte oficial. Los altos dignatarios si mostraban su rango social y su dignidad pero los artistas no debían mostrar una figura idealizada al máximo, sino que podían utilizar un lenguaje mas realista.

017 Rahotep y esposa

      Destacan las llamadas cabezas de repuesto, unas cabezas de tamaño natural con los rasgos faciales del difunto individualizados, que servían de sustituto de la momia en caso de putrefacción. Se colocaban en el enterramiento no en la capilla. Muchas fueron encontradas en Giza. (Merytyetes, Sneferu-seneb).

018 cbezas

      La escultura privada de la XVIII dinastía es de gran calidad y muy numerosa, ya que hubo una importante demanda. Los altos dignatarios se hacían retratar con su esposa, su madre o su hija. El alcalde de Luxor, Sennefer, fue esculpido junto a su esposa y su hija. En este periodo se hicieron retratar asimismo los artesanos. Existen varias representaciones del arquitecto Senmut.

019 Tot

      Los escribas. Es un tipo especial de estatua, con estructura piramidal, sentado en el suelo y con piernas cruzadas en una perfecta simetría axial. (Escriba Museo del Cairo, Escriba Museo del Louvre, Escriba Nespaqashuty).

020 escriba sentado

      Retrato de busto. Utilizado desde el Imperio Antiguo, tiene su mayor apogeo en la época Amarniana. (Busto de Nefertiti, Busto de Akenaton, bus de Anj-haf).021 Nefertiti

      Unidad familiar. Normalmente representaba al matrimonio, y algunas veces, a algunos de los hijos. La mujer aparece siempre en un segundo plano, y en tamaño más pequeño, exceptuando casos conocidos como Rahotep y Nofret, o diversas esculturas de Amarna. (Diversas esculturas familiares del Imperio Antiguo, Akenaton y Nefertiti, el enano Deneb y su familia).

022 esposos

      Pequeñas estatuillas. De materiales muy diversos, normalmente de carácter funerario (caso de los ushebtis), representando sirvientes que ayudarán al difunto en su vida en el más allá. Son uno de los objetos mas abundantes entre la antigüedades egipcias de uso común. Frecuentísimos en los ajuares funerarios. Empezaron a aparecer en el imperio medio, se popularizaron durante el nuevo y se hicieron numerosísimos en la época tardía. Tipológicamente, existe una gran variedad de estas pequeñas esculturas, aunque todas aportan los tributos del campesino: brazos cruzados y saco a la espalda. Se esculpían en piedra, en madera, en pasta vítrea azul y verse e incluso en bronce.

023 agricultores

      Al principio, cada tumba tenia un solo ushebti, que hacia las veces del difunto, pero con el correr del tiempo su numero fue aumentando hasta alcanzar varios cientos. Incluso se las llego a poner un capataz al frente, lo que significaba que se les consideraba como una especie de esclavos. Se trata de uno de los objetos mas típicamente egipcios. En época fenicia llegaron a extenderse por todo el mediterráneo, alcanzando Italia, el norte de África y España, hasta el punto de que no resulta infrecuente encontrar estas estatuillas en la Tarteside durante el periodo orientalizante.

     024 guerreros nubios

       Maquetas. Las maquetas, reproduciendo hombres y mujeres ocupados en diversas actividades, comienzan a sustituir a los relieves apriétales de las mastabas de los particulares ya a partir de finales del imperio antiguo. Las de madera pintada encontradas en la tumba rupestre de Niankhpepi en Meir, manifiestan las mas típicas tendencias del arte del primer periodo intermedio.

025 maqueta vivienda

      Estatua-cubo. Son un caso muy especial de estatua. Marcan la principal característica del imperio medio. Se trata de imágenes masculinas, en las que el hombre está como sentado en el suelo, con las rodillas dobladas y recogidas contra el cuerpo. Del cubo solo sobresalen la cabeza y los pies, excepto en la estatua-cubo de Senmut, en la que también sobresale la cabeza de la pequeña Neferure. ( Estatuas cubo de Hotep, Senmut y Neferure, Si-Hator,…). Su realización se arraigo tan profundamente que su producción duraría hasta épocas tardías.

026 estatua cubo

      Esculturas femeninas. La representación de mujeres como únicas protagonistas de la escena, no empezó a mostrarse hasta el imperio medio. Antes siempre hacían aparición dentro de un ámbito funerario y únicamente en planos secundarios. Además, las imágenes de mujeres podían, o no, ser de sangre real.

027 Isis alada028 esposa ramses II

029 nefertiti

Estatuas colosales

      Egipto vivió durante el imperio nuevo el periodo de mayor fuerza política, económica y militar de su historia. Este excelente marco condiciono las artes plásticas. Se crearon nuevas tipologías escultóricas de acuerdo con la grandeza del momento: los colosos. Además, el bienestar del que disfrutaban todas las clases sociales hizo que este fuera un gran momento para la estatuaria privada. (colosos de Memnón, colosos de Abu Simbel, colosos de Ramsés II).

030 Memnon

       El florecimiento artístico del nuevo imperio no tenia precedentes. Los templos y las tumbas se llenaron de estatuas de reyes, dioses y personajes privados. Entre los destinos de las esculturas destacan el templo funerario de Hatshepsut en Deir el-Bahari y los templos de Luxor y Karnak en Tebas. En los pilones de entrada, en los pilares o en las avenidas procesionales, se situaron especialmente dos tipos de estatuas: los colosos y las esfinges. Las estatuas colosales eran imágenes del faraón de enorme tamaño. Entre ellas destacan los colosos del templo funerario de Amenofis III, llamados colosos de Memnón y los inmensos retratos de Ramsés II.

031 ramses niño

Las esfinges

       Representaciones de animales, normalmente leones, con cabeza humana, representando al rey. No puede hablarse de una estatua sin tener presente el contexto arquitectónico del que formaba parte. Es por este motivo que numerosas veces se ha calificado una escultura como arquitectónica. Un ejemplo de ello es La Gran Esfinge, situada bajo la pirámide de Kefrén y considerada la estatua mas grande jamás realizada por el hombre. Se sabe que es obra de la IV dinastía, aunque existen dudas de su atribución: Keops, Kefrén o Dyedefre. Pero pese a las dudas, todos los criterios artísticos apuntan a Keops como el faraón responsable de este colosal híbrido, mitad león, mitad persona. Restaurada en numerosas ocasiones, ya en la antigüedad, su degradación, debida en parte a la contaminación, supone un grave problema para los amantes del mundo egipcio.

032 esfinge

      La Gran Esfinge es una figura fabulosa que combina la cabeza humana y el busto femenino con el cuerpo y las garras del león y las alas del águila. Aunque gozo de gran predicamento en el Antiguo Egipto, su existencia apenas sobrevivió el fin del periodo faraónico y no llego a habitar en el bestiario medieval, uno de los mas grandes zoológicos virtuales de la historia humana.

033 la esfinge

      A pesar de que en contextos religiosos y culturales muy determinados, como es el caso de la primera tradición griega, la esfinge se reviste de monstruo cruel y enigmático, en el complejo mundo de las creencias del Antiguo Egipto. Esta figuración mítica deriva de la figura del león y hereda de elle la idea básica de espíritu protector de los lugares sagrados. Es en este sentido, en el que la esfinge se considera una representación escultórica asociada a la arquitectura.

      La imagen del complejo sepulcral de Giza y en concreto de la pirámide de Kefrén, se ve asociada desde hace siglos con la imponente silueta de la Esfinge que con su presencia protege el monumento funerario de aquel faraón. Desde el punto de vista constructivo, la gigantesca representación escultórica se levanta sobre una plataforma nivelada, situada al oeste del templo levantado por Amenofis II y junto al corredor que une los dos templos asociados al complejo funerario de Kefrén.

      No parece probable que la esfinge estuviera relacionada con una acción litúrgica concreta. Sin embargo, a partir de los dibujos realizados por la comisión científica que acompañaba las tropas de Napoleón (siglo XIX), se vislumbró la posibilidad de que la esfinge se levantara sobre una basa, oculta hasta aquel momento por la arena del desierto.

      Las excavaciones arqueológicas llevadas a cabo, primero por Maspéro en 1886 y en 1938 por Selim Asan, permitieron identificar la pretendida base como los restos de un templo, cuya construcción se vio probablemente interrumpida por la imprevista muerte de Kefrén.

Historia de la Esfinge

      La erosión de la piedra caliza en la que fue labrada la esfinge es una de las razones que justifican el elevado deterioro sufrido por la colosal estatua. Ya en el Egipto faraónico, Tutmosis IV procedió a liberarla de arena y restaurar algunos de los sectores mas deteriorados, como indica una estela conmemorativa depositada entre las garras anteriores de la figura. Intervenciones que se repitieron en la época Ptolemaica y posteriormente, durante la incorporación de Egipto al Imperio Romano. Los devastadores efectos de la erosión se vieron agravados por la acción humana en dos momentos concretos de la historia particular de la Gran Esfinge: la mutilación provocada en su rostro por el fanatismo de un jeque del siglo XIV y los ejercicios de tiro realizados por la etnia de los mamelucos, integrados en los ejércitos napoleónicos. En 1925 se llevaron a cabo importantes trabajos de restauración, centrados en el hierático rostro.

      A Amenemhat III le debemos la esfinge melenuda de Tanis usurpada por Ramsés II según reza la inscripción del zócalo. Actualmente conservada en el Museo de El Cairo, esta esfinge es de granito negro y mide 2,25 m. de longitud. A diferencia con la de Giza, esta no porta el gorro real, sino una melena leonina estilizada en largos mechones. Un capitulo importante en la historia de las esfinges egipcias es el que se producirá durante el Imperio Nuevo, durante el cual estas figuras aparecerán ante los templos formando avenidas de acceso.

034 amenemhat

035 Karnak

Escultura Ptolemaica

       La dominación griega de Egipto, conseguida por Alejandro Magno, supuso una nueva reestructuración del país, pues los nuevos reyes establecieron sus propias leyes e impusieron el griego como lengua oficial aunque respetaron la cultura egipcia. El arte del pueblo del Nilo tenía tanta fuerza que conservo en gran parte sus convencionalismos formales.

036 alejandro

      La conquista de Egipto por Alejandro en el año 332 a.c. fue muy bien acogida, porque la población no toleraba la dominación persa. Los sucesores del liberador fundaron la dinastía Ptolemaica y gobernaron el territorio durante 300 años. El último faraón fue Cleopatra VII quien trato de salvar el país de los romanos sirviéndose de su legendaria belleza para seducir a Julio Cesar y mas tarde a Marco Antonio.

      Tras la conquista, la influencia griega peso con fuerza. Sin embargo, en el terreno artístico, el arte egipcio era tan potente que conservo su lenguaje. Su política de helenizar el país y a la vez conservar las antiguas tradiciones promovió que se emplearan dos lenguajes: uno helenístico y el otro egipcio. Pese a ello, existió un tránsito de influencias mutuo, sobre todo en la etapa final del arte egipcio.

      La escultura ptolemaica. Los escultores reales del Periodo Ptolemaico se encontraron con que el lenguaje egipcio debía retratar la nueva fisiología de los griegos. Hubo diferentes soluciones: las efigies de Ptolomeo II y Filadelio y su esposa, realizadas en Heliópolis pero destinadas a los jardines del Monte Pinicio de Roma, se labraron con u estilo totalmente egipcio. En cambio, la imagen de Ptolomeo III Evergetes, se ejecutó siguiendo las líneas griegas.

037 Ptolomeo V

      En ocasiones se mezclaron las dos tendencias sin resultados notables.

EL LEGADO DE EGIPTO

      La complejidad de la cultura egipcia logro fascinar a muchas de las culturas contemporáneas e incluso a civilizaciones posteriores que la adoptaron como modelo. Tal es el caso del mundo clásico, gracias al cual en nuestra sociedad actual pueden encontrarse algunos ecos lejanos del Antiguo Egipto. Se puede decir que la cultura egipcia esta en el sustrato básico de la cultura del hombre occidental.

      Los griegos catalizadores de la cultura egipcia. Tradicionalmente la cultura clásica de Grecia y Roma se ha considerado el punto generador o estado primigenio de la cultura actual occidental. Si bien se ha de considerar válida esta afirmación, también surge la pregunta de cuál fue el origen de esta civilización antigua que tuvo la capacidad de influir en nuestro pensamiento. Las respuesta a este enigma está en el mundo egipcio y mesopotámico y en sus relaciones con el mundo griego. Los helenos tuvieron una genial idea: crear una sociedad y unos pensamientos propios pero con la ayuda de aquellos elementos más sobresalientes de las culturas contemporáneas. De esta manera, los egipcios se convirtieron en un blanco perfecto para ser “expoliados” intelectualmente. Los griegos, además, poseyeron una cualidad que les permitió avanzar aún más: tenían una relación más o menos distendida con sus divinidades. Esto les permitió ahondar mas en las cuestiones e intentar investigar el porqué y el cómo de las cosas. Por el contrario para los egipcios estas preguntas estaban vetadas, ya que para ellos todo lo que estaba en el mundo y ocurría en él era producto de la creación divina y el hombre, como ser inferior, no debía de preguntarse e indagar sobre aquello que habían realizado los dioses.

      Por lo tanto, la cultura egipcio se puede considerar el sustrato básico sobre el cual los griegos supieron desarrollar toda una red intelectual bien tramada y que a su vez, ha sido el origen del pensamiento del hombre occidental.

      Influencia de la religión egipcia. El complejo universo divino que crearon los egipcios también fascino a los helenos y a los romanos, los cuales no dudaron en adoptar algunos de los cultos. Entre los casos mas conocidos están los de la diosa Isis y el dios Serapis, que pasaron a formar parte del panteón divino de Grecia y Roma.

      Hay que hacer notar que también se producen contactos con el cristianismo. Una de las tríadas sagradas, la formada por Isis, Osiris Y Horus, nos cuenta como Osiris es asesinado por su hermano Seth y como se produce su resurrección en el mundo del Mas Allá. Esta historia recuerda a grandes rasgos el episodio bíblico de Caín y Abel y también, la vida de Jesucristo, como único hombre que muere y resucita para reinar en el mundo de los muertos.

 

Mariano Roda – Elpincelconlienzo.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: