La Diosa Diana II

cabecera

Mitos en los que participa la Diosa Diana

El Mito de Acteón

      Acteón era un joven cazador de Tebas, nieto de Apolo y que había sido educado por el centauro Quirón. En una de sus cacerías con sus más de cincuenta perros, en lo más profundo del bosque tuvo la mala fortuna de encontrarse con la diosa Diana y su séquito de ninfas, mientras se bañaban.

      Cuando Diana descubre al cazador observándolas se abalanza sobre él y le arrastra hasta fondo del agua. Cuando el joven logra salir, observa con horror como poco a poco va transformándose en ciervo. Sus propios perros que no le reconocen, tomándole por una presa le rodean y le descuartizan. Después buscan desorientados a su amo. Quirón, su maestro hace para los perros una estatua de Acteón.

      En pintura se suele representar a Acteón con apariencia humana o semitransformado para que no se confunda con una simple escena de caza.

0770

0771

0772

0773

0774

0768

0769

0775

0776

El sacrificio de Ifigenia

 

cabecera

 

      Todo esta preparado para la partida hacia Troya (Ilión), mil naves con cincuenta hombres cada una, armadas, con provisiones y listas para entrar en combate, aguardando la orden de Agamenón, en el puerto de Aulide (Beocia), pero una inusual calma mantiene inmovilizada la flota. Consultado el adivino Calcante éste anuncia el motivo de la calma y la falta de viento: la diosa Artemisa, irritada porque Agamenón había matado una de sus ciervas sagradas durante una cacería, exigía como compensación el sacrificio de su hija Ifigenia, para permitir la salida de su flota. Naturalmente Agamenón en un principio se niega, pero presionado por sus guerreros ansiosos por combatir y por su propio hermano Menelao y por Ulises, acaba por aceptar la terrible condición.

      Hace venir desde Micenas a su esposa y a su hija, con el pretexto del compromiso matrimonial entre Ifigenia y Aquiles. La esposa de Agamenón Clitemnestra cuenta el verdadero motivo de la partida a Aquiles y este furioso trata en vano de salvar a la princesa. Por su parte Ifigenia al descubrirlo todo acepta su destino y resignada se ofrece para el sacrificio por el bien de su pueblo. Este gesto conmueve a la diosa Artemisa y el momento en el que el verdugo iba a asestar el fatal golpe, le detiene y ofrece en su lugar para el sacrificio a una de sus ciervas.

      Más tarde la diosa se lleva consigo a Ifigenia a Táuride, cerca de la península de Crimea donde la convierte en una de sus sacerdotisas, y los vientos regresaron permitiendo a la armada griega por fin su partida.

pieter-pietersz

El sacrificio de Ifigenia de Pieter Pietersz

      En el centro de la composición el altar adornado con guirnaldas y ya con el fuego preparado, a sus lados Ifigenia ricamente vestida se dispone para el sacrificio, están sus padres Afamenón y Clitemnestra, Aquiles, músicos, el verdugo con un garrote y los griegos. A la derecha las armaduras amontonadas de los guerreros y la diosa Artemisa que observa la escena con la cierva que sustituirá a Ifigenia. Al fondo templete griego clásico.

0790 ifigenia

0788 ifigenia

0789 ifigenia

Artemisa – Selene

      Al igual que ocurría con Apolo que se le asimilaba con Helios el Dios del Sol, a Artemisa es con Selene la Luna. Se representa como una bella joven en un carro de plata tirado por dos caballos y su capa al viento que forma un círculo (la luna). Asimismo lleva la media luna en su frente a modo de pequeños cuernecillos.

0716

Con su manto en forma de media luna y los cuernecillos en la frente

Houdón

Houdón

Boucher

Boucher – Detalle El Baño de Diana

      Apolo recorre cada día con su carro de fuego, precedido de la Aurora, el firmamento para iluminar el mundo. Selene hace lo propio de noche cubriendo con su manto de oscuridad. Queda su reflejo y las estrellas.

0718

0717

El Mito de Selene y Endimión

 

cabecera

 

      En cierta ocasión, Selene, en su recorrido nocturno por el firmamento, descubre a un hermoso joven que cuidaba su rebaño. Ambos se enamoran pero como solo pueden verse de noche, Endimión nieto de Zeus pide a éste que le mantenga siempre joven y dormido para poder estar junto a su amada.

      Es muy frecuente la representación de Endimión durmiendo en los sarcófagos romanos como símbolo del sueño eterno, es decir de la muerte.

0715

0719

0723

0722

0721

0724

      A veces con Selene aparecen Nix (Noche) con Hipnos y Tánatos (Sueño y Muerte).
También están Morfeo el Dios del Sueño, en el cielo precedido como siempre de La Aurora, Apolo en su carro del sol, un perro, ganado y un cayado de Endimión, pastor.

Viene de: La Diosa Diana – Artemisa

Mariano Roda – Elpincelconlienzo.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: