El Sacrificio de Ifigenia

.

cabecera

.

      Todo esta preparado para la partida hacia Troya (Ilión), mil naves con cincuenta hombres cada una, armadas, con provisiones y listas para entrar en combate, aguardando la orden de Agamenón, en el puerto de Aulide (Beocia), pero una inusual calma mantiene inmovilizada la flota. Consultado el adivino Calcante éste anuncia el motivo de la calma y la falta de viento: la diosa Artemisa, irritada porque Agamenón había matado una de sus ciervas sagradas durante una cacería, exigía como compensación el sacrificio de su hija Ifigenia, para permitir la salida de su flota. Naturalmente Agamenón en un principio se niega, pero presionado por sus guerreros ansiosos por combatir y por su propio hermano Menelao y por Ulises, acaba por aceptar la terrible condición.

      Hace venir desde Micenas a su esposa y a su hija, con el pretexto del compromiso matrimonial entre Ifigenia y Aquiles. La esposa de Agamenón Clitemnestra cuenta el verdadero motivo de la partida a Aquiles y este furioso trata en vano de salvar a la princesa. Por su parte Ifigenia al descubrirlo todo acepta su destino y resignada se ofrece para el sacrificio por el bien de su pueblo. Este gesto conmueve a la diosa Artemisa y el momento en el que el verdugo iba a asestar el fatal golpe, le detiene y ofrece en su lugar para el sacrificio a una de sus ciervas.

      Mas tarde la diosa se lleva consigo a Ifigenia a Táuride, cerca de la península de Crimea donde la convierte en una de sus sacerdotisas, y los vientos regresaron permitiendo a la armada griega por fin su partida.

.

pieter-pietersz

                              El sacrificio de Ifigenia de Pieter Pietersz

      En el centro de la composición el altar adornado con guirnaldas y ya con el fuego preparado, a sus lados Ifigenia ricamente vestida se dispone para el sacrificio, están sus padres Afamenón y Clitemnestra, Aquiles, músicos, el verdugo con un garrote y los griegos. A la derecha las armaduras amontonadas de los guerreros y la diosa Artemisa que observa la escena con la cierva que sustituirá a Ifigenia. Al fondo templete griego clásico.

.

0788 ifigenia

.

0789 ifigenia

.

0790 ifigenia

.

Notas.

     Hay una gran semejanza entre este relato y el que narra la Biblia en el pasaje del sacrificio de Isaac por Abraham.

      Dios dudando de la fe de Abraham le ordena que haga un sacrifico en su honor y que sea su propio hijo Isaac la victima. Este resignado acepta su voluntad y se dispone para el holocausto. En el momento de alzar su brazo con el cuchillo sobre su hijo un ángel le detiene y ofrece en su lugar un cordero.

Mariano Roda Elpincelconlienzo.com

Pronto: La creación de hombre y la Caja de Pandora

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: